Category Archives: Consejos de Mantenimiento

consejos de mantenimiento de tu coche de segunda mano

Antes de salir de viaje… revista tu coche de ocasión

Hoy te vamos a dar algunos pequeños consejos para el viaje que seguro tienes planteado estos próximos días, y es que a veces olvidamos que nuestro coche de segunda mano necesita al menos que revisemos algunos puntos antes de hacer un desplazamiento largo, estos son los más importantes:

Los Neumáticos:

Los neumáticos son el único punto de contacto del vehículo con el suelo y es por eso que deben estar en perfecto estado, la normativa habla de 8mm nosotros recomendamos revisarlos a fondo. Es muy importante mirar la cara interior y exterior para observar si se ve algún desgaste irregular,  comprobar la presión de los mismos antes de cada viaje y sustituirlos si encontramos algo anormal en ellos, el resto de medidas de seguridad en el coche no sirven si falla la más básica. Por cierto… ¿cuando fue la última vez que revisaste la presión de la rueda de repuesto?.

Niveles:

Las revisiones SIEMPRE deben realizarse según las indicaciones del fabricante y en los intervalos que este determina, OJO con las revisiones en servicios que no son oficiales o que no nos ofrecen suficiente garantía: Una revisión no es solo un cambio de aceite. En un taller de confianza y suficientemente profesional te indicara además de el cambio de aceite los filtros necesarios -que por supuesto no son siempre los mismos- así como otras piezas que el fabricante recomienda revisar en cada periodo aunque no tengan que cambiarlas, AUNQUE esto no implica que cuando salgamos a realizar un trayecto suficientemente grande no realicemos unas pequeñas comprobaciones en casa, es decir, es imprescindible mirar los niveles y no solo el del aceite por ejemplo es muy importante llevar el deposito del agua del limpiaparabrisas lleno por si tenemos que usarlo de improvisto.

Una vez en viaje:

Una vez en viaje trata de iniciar viaje con el deposito lleno y no apurar más de lo necesario -no es bueno para el vehículo y te puede causar problemas si te encuentras en un atasco- y procura llevar siempre tu móvil con suficiente batería, es importante tener localizada toda la documentación y teléfonos que puedes necesitar en caso de avería.

Con los demás conductores:

Ten tanta paciencia como querrías para que tuvieran contigo: una sonrisa mejor que un grito y una disculpa mejor que una discusión y por último: Disfruta de este maravilloso puente.

 

Published by:

¿Cuándo tenemos que cambiar los neumáticos?

Suele decirse que los neumáticos dan dos grandes dolores de cabeza a los conductores: cuando revientan en plena marcha y hay que detenerse en cualquier cuneta y cuando su desgaste obliga a rascarse el bolsillo para reemplazarlos. Sea como sea, la sustitución de unos neumáticos en mal estado no puede postergarse más de lo necesario y por ello hay que saber identificar los signos que constatan su desgaste. Para ello, conviene conocer cuáles son los requisitos legales mínimos para que un neumático pueda mantenerse en funcionamiento y cómo podemos percibir que la goma ya no da más de sí. Continue reading

Published by:

Los sonidos que indican que algo va mal en tu coche

Todos tenemos claro que escuchar ciertos ruidos en el coche solo puede suponer que algo va mal pero no siempre sabemos exactamente qué es lo que no funciona correctamente. Aquí observamos una coincidencia general entre fabricantes y expertos: ante el primer sonido extraño, hay que tratar de averiguar de dónde procede y hacerlo cuanto antes. Para tratar de dar respuesta a los ruidos más habituales que puedes escuchar en algún momento durante la conducción, los clasificaremos en distintas categorías en función de origen y sus implicaciones. Agudiza el oído para evitar males mayores. Continue reading

Published by:

Las reparaciones más caras que puede tener tu coche

La sensación que recorre nuestro cuerpo cuando estamos conduciendo y observamos que algo no funciona debidamente es difícil de describir pero desde luego no es nada agradable. Aunque esto varía mucho según el carácter de cada conductor, resulta inevitable pensar en ese momento si se habrá roto algo, qué pieza o sistema será y, muy especialmente, por cuánto nos saldrá la posible reparación. Las visitas al taller tienen mucho de caja de sorpresas pero los conductores más veteranos saben perfectamente qué tipos de reparaciones son más sangrantes para nuestros bolsillos. Ahí van algunas de las averías más costosas.

Partiendo de la base de que un correcto mantenimiento del vehículo es la mejor forma de evitar estas reparaciones o, como mínimo, reducir su frecuencia, nos ahorraremos el decirte ‘te lo dije’ (por fortuna, en Argüelles comprobamos debidamente el estado de cada vehículo antes de aceptarlo). El sistema de inyección es uno de los más delicados del coche y eso se traduce en que cualquier problema aparentemente menor puede impedir el funcionamiento del coche. No es la avería más común pero cuando se produce una ruptura en este sistema podemos tener que hacer frente perfectamente a entre 1.500 y 2.500 euros por la reparación (en función del daño que presente). Puede estropearse tanto en motores diésel como de gasolina y la causa más común es una obstrucción.

La expresión ‘gripar el motor’ es tan popular como aterradora. Generalmente, cuando se circula a temperaturas elevadas, durante mucho tiempo y con un mantenimiento algo descuidado, es posible que el motor deje de funcionar repentinamente (sobre todo en coches viejos). La magnitud del daño es variable dependiendo de la causa de la avería (fallo en la refrigeración, en la comprensión, en la lubricación…) pero rara vez se saldará con una factura inferior a los 1.000 euros. En los casos más severos podemos irnos a unos 5.000 euros, lo que lleva a muchos conductores a optar por cambiar su coche.

Más complejidad presenta la ruptura de la correa de transmisión. Cuando esto se produce, es muy habitual que otros componentes del coche resulten dañados y ello es lo que aumenta considerablemente el coste de la reparación. Recordemos que la correa conecta las válvulas con los pistones y que por tanto presenta una extensión considerable. Si tenemos la ‘suerte’ de ocasionar un destrozo mínimo, quizá basten algunos centenares de euros para salir airosos del trance. Si por el contrario el daño se ha extendido notablemente, es posible superar los 2.000 euros por este motivo. ¿A que ahora te interesa más comprobar el estado de esta pieza?

Otras reparaciones caras, que tal vez parezcan menores en comparación con las anteriores, son las de la junta de la culata y la de la bomba de combustible. En el primer caso podemos quedarnos cerca de los 1.000 euros (que no es poca cosa) porque requiere de un proceso de reparación bastante lento además del coste variable de las piezas. En cuanto a la bomba de combustible, nos encontramos con una avería cuyo coste estimado se mueve en una horquilla muy amplia. Podemos quedarnos por debajo de los 1.000 euros o superar con cierta holgura los 2.000, todo dependerá del deterioro ocasionado por un mal mantenimiento.

Y para concluir, dos reparaciones que causan verdadero pánico. En primer lugar, la caja de cambios no acostumbra a desgastarse o romperse con facilidad pero cuando esto ocurre (proceso en el que el famoso ‘rascado’ al cambiar de marchas tiene un peso fundamental) la sustitución de la pieza puede costarnos varios miles de euros. Por último, el turbo puede ayudar a reducir las emisiones pero también puede hacernos un agujero considerable en el presupuesto. Partiendo de un mínimo de entre 1.000 o 1.500 euros, las averías más graves (con los sistemas de escape y compresión seriamente dañados) pueden superar los 5.000 euros. Cuentos para no dormir.

Tasación gratuita de vehículos

Published by:

Conoce los trucos (legales) para que tu coche supere la ITV

Para la mayoría de vehículos, superar las pruebas de la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) no presenta ninguna dificultad. No obstante, a medida que los coches van sumando años y kilómetros los pequeños problemas pueden volverse más graves y motivar que los encargados de la inspección nos den un toque de atención o, incluso, que no nos den el visto bueno (circunstancia que le ocurre en torno al 20% de los conductores). Si quieres evitar el engorro de tener que reparar alguna avería a la carrera, sigue los siguientes trucos 100% legales para ir a la ITV con la máxima tranquilidad.

Las luces son uno de los principales motivos por los que no se supera la ITV en el primer intento. Al fin y al cabo, se trata de uno de los sistemas más complejos del vehículo (por la cantidad de luces diferentes) y los conductores no siempre reparan en que algún foco está fundido o rinde ya a baja intensidad. Esto no tiene mayor misterio. Enciende el motor y procede a comprobar todas las luces una por una. Lo más recomendable es realizar este trámite con otra persona fuera del vehículo, para que nos indique si alguna bombilla no se ha encendido.

El segundo elemento a revisar es el sistema de frenado, otro de los componentes más sensibles del coche. Una recomendación útil es que, a medida que se vaya acercando la fecha para pasar la ITV vayas testando intencionadamente el estado de los frenos. Lo ideal es comprobar cómo reaccionan en distintas circunstancias, esto es, a altas velocidades, de manera más o menos brusca o en pendiente. Las cuestas también nos servirán para evaluar si el freno de mano funciona correctamente. Mejor perder un poco de tiempo de este modo que hacer varios viajes al taller.

Tasación gratuita de vehículos

Tasación gratuita de vehículos

Comprobados los dos aspectos más problemáticos, llega el turno de examinar en detalle la carrocería. Por carrocería no entendemos solo la estructura externa del vehículo sino también elementos como los limpiaparabrisas, retrovisores, parachoques e incluso las lunas y ventanas. No suele ser difícil apreciar posibles fallos en el funcionamiento de estos elementos y precisamente por ello hay que repararlos cuanto antes. Los retrovisores deben responder debidamente cuando los manejamos desde el comando correspondiente (no solo moviéndolos con la mano), algo que no siempre se revisa. Las lunas no deben tener golpes porque esto las expone a romperse en un bache.

Pasamos ahora al interior del vehículo, espacio que vinculamos con el confort pero que también presenta cierta importancia a la hora de pasar la ITV. Los cinturones de seguridad deben responder eficazmente ante cualquier sacudida brusca, comprobación que podemos realizar en cualquier momento dando un tirón a cada uno de ellos. Los sistemas de acople del extremo de los cinturones también deben responder correctamente, no siendo necesario insistir hasta que suene el famoso clic. Las reparaciones de los cinturones no suelen ser excesivamente caras, por lo que si se detecta un fallo merece la pena acometerlas antes de acudir a la inspección.

Por último, amén de revisar los aspectos anteriores, no está de más seguir también otras recomendaciones que pueden ahorrarnos molestias. Por ejemplo, si se dispone de tiempo para ello resulta de utilidad dar una pequeña vuelta con el coche antes de acudir a la inspección. Si el desplazamiento hasta el taller autorizado es superior a 20 minutos este trayecto basta para poner a punto el motor y que este responda mejor en las diferentes pruebas. Por otro lado, realizar una revisión pre-ITV en nuestro taller de confianza es siempre la mejor forma de asegurarse que todo está en orden.

Published by:

Cinco trucos para alargar la vida de tu coche

A pesar de que a algunos aficionados al mundo del motor les agrada cambiar periódicamente de vehículo para descubrir las prestaciones de los nuevos modelos, es evidente que a la mayoría de los conductores les interesa particularmente que su coche dure lo máximo posible. Si bien el estilo de conducción, la frecuencia de uso o la calidad del vehículo son los factores más relevantes, es posible alargar la vida útil de un coche siguiendo una serie de sencillos trucos. Si lo consigues, quizás algún día tu coche pueda venderse en nuestra sección especial de venta de coches clásicos. Toma nota.

  1. Deja que el motor se caliente: ¿A quién no le ha pasado, y con gran frecuencia, la circunstancia de salir de casa con prisas y acelerar el coche como si se acabaran de apagar los semáforos del GP de Mónaco? Se trata de una mala praxis de la que el motor se resiente en gran medida. Hay que dar tiempo al coche para que se caliente antes de acometer cambios bruscos en la velocidad (que siempre deben ser los menos posibles, en cualquier caso). Los modelos más nuevos requieren menos tiempo pero un pequeño margen es siempre necesario.
  2. Escoge el aceite apropiado y cámbialo cuando proceda: Por su importancia, hemos abordado el tema en un post más amplio. Ni todos los aceites son iguales ni todos ellos son compatibles con el motor de tu coche. Comprueba qué referencia recomienda la casa de tu vehículo y sigue las instrucciones de mantenimiento básicas. No pospongas estérilmente la sustitución del aceite porque las reparaciones serán mucho más caras de lo que te ahorras apurando los plazos (amén de dañar tu coche).
  3. Limpia en profundidad: Lavar el coche no es un expediente que deba solventarse con rapidez. Además de eliminar la suciedad exterior y la de los asientos, es muy importante repasar todos los orificios y juntas del vehículo. Los sistemas de los autolavados no llegan a tanto y debes revisar que no se han colado hojas o insectos y que no hay polvo acumulado. De igual modo, no está de más comprobar el estado de las gomas de las puertas. Su exposición a la suciedad puede hacerles perder elasticidad, así que recuerda limpiarlas por separado.
  4. No pongas a prueba las suspensiones en cada trayecto: Sí, experimentar una conducción deportiva es algo que atrae a muchos usuarios pero ni todas las carreteras son circuitos ni todos los coches están preparados para ello. Cuando circules por superficies irregulares procura adaptar la velocidad para que las suspensiones no trabajen más de la cuenta. De igual manera, aminora el ritmo a medida que te vayas acercando a un badén en los trayectos urbanos. Todo ello también contribuye a evitar un excesivo desgaste de los neumáticos y, dicho sea de paso, a lograr una conducción más agradable para los ocupantes.
  5. Trata con suavidad el cambio de marchas y el embrague: El embrague puede llegar a ser una gran fuente de problemas, sobre todo en los coches con motor de gasolina. No lo mantengas presionado si no hay necesidad de ello, como, por ejemplo, cuando estás parado frente a un semáforo. Cambia de marchas cuando circules a la velocidad preceptiva. Hacerlo antes de tiempo ahoga el motor y retrasarlo lo fuerza en exceso. Al mismo tiempo, suelta el embrague con suavidad cuando cambies la marcha para evitar las famosas y demoledoras ‘rascadas’.

bannertasacion

Published by:

Las claves para elegir el mejor aceite para tu coche

El mantenimiento de un vehículo puede deparar muchos quebraderos de cabeza si no se presta atención a los detalles. Uno de los aspectos más importantes para alargar la vida útil de nuestro coche y, de paso, evitar más visitas al taller de las estrictamente necesarias, es saber elegir correctamente el tipo de aceite que necesitamos. La variedad de marcas, tipos y prestaciones adicionales que presenta este producto puede inducir a error, por lo que te recomendamos sigas las siguientes claves para realizar la elección más acertada.

En primer lugar, conviene tener claro que el aceite para motores se divide principalmente en dos categorías: aceites minerales y sintéticos. Los aceites minerales están un tanto en desuso y es probable que ni siquiera hayas oído hablar de ellos porque deben ser reemplazados al menos una vez al año aunque apenas se toque el coche (pero ofrecen buenos resultados en los coches antiguos). En cuanto a los sintéticos, mejoran a los minerales en todos los aspectos y la diferencia de precios ya no es tan abultada como hace años.

El siguiente elemento a ponderar es la viscosidad del aceite, aspecto que muchas veces se confunde con su densidad aunque no se trate exactamente de lo mismo. El grado de viscosidad hace referencia a la fluidez del aceite tanto en frío como en caliente. Lo ideal, claro está, es contar con un aceite que resulte fluido desde el principio (con el motor frío) pero que no se consuma rápidamente cuando el coche se caliente. Los fabricantes están obligados a incluir un código que indica la viscosidad, expresado con dos números separados por un guión.

bannertasacion

Descifrar este código no tiene mayor misterio. El primer número indica la viscosidad en frío mientras que el segundo nos muestra lo mismo pero en caliente. Ojo, la elección del aceite por este motivo no puede ser caprichosa, ya que en las especificidades técnicas del vehículo se indica la viscosidad más apropiada para el motor. Un pequeño truco es escoger una viscosidad en frío algo inferior a la indicada para conseguir un funcionamiento más fluido (aceptando que se consumirá más aceite). Lo que no puede hacerse bajo ningún concepto es escoger una referencia más viscosa. Podría atrofiar el motor.

Llegamos ahora a uno de los puntos de fricción más habituales a la hora de escoger el mejor aceite. Aditivos, ¿sí o no? En tanto que lubricante, el aceite alcanza distintas secciones del vehículo y está en contacto directo con algunas de las piezas más sensibles para el rendimiento del motor. Ello ha llevado a muchas marcas a ofrecer una serie de líneas de productos con características especiales (más limpieza, mejor fricción, mayor duración, menos consumo…). La veracidad de estas bondades ha sido puesta en cuestión por muchos usuarios, al menos, en las proporciones de las que hablan los fabricantes. Por otro lado, no todos los modelos de coche son compatibles con determinados aceites con aditivos. Echa un vistazo a la ficha técnica por si acaso.

Por último, y por tópico que pueda parecer, no podemos olvidar que determinados modelos de coches solo pueden utilizar una serie de aceites. En ocasiones, es la propia casa la que recomienda una determinada marca, no siendo estrictamente necesario seguir su consejo (probablemente se deba a alianzas comerciales) pero siempre queda la duda de si estaremos dañando el motor si utilizamos otro producto. Nuestra recomendación en este sentido es comprobar la ficha técnica del coche y escoger los aceites que sean compatibles independientemente de su marca.

Foto de Dvortygirl – Trabajo propio, CC BY-SA 3.0

Published by: