21 Abril, 2016 Redacción

Conoce los trucos (legales) para que tu coche supere la ITV

1 Reply

Consejos de Mantenimiento
Pasar la ITV

Para la mayoría de vehículos, superar las pruebas de la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) no presenta ninguna dificultad. No obstante, a medida que los coches van sumando años y kilómetros los pequeños problemas pueden volverse más graves y motivar que los encargados de la inspección nos den un toque de atención o, incluso, que no nos den el visto bueno (circunstancia que le ocurre en torno al 20% de los conductores). Si quieres evitar el engorro de tener que reparar alguna avería a la carrera, sigue los siguientes trucos 100% legales para ir a la ITV con la máxima tranquilidad.

Las luces son uno de los principales motivos por los que no se supera la ITV en el primer intento. Al fin y al cabo, se trata de uno de los sistemas más complejos del vehículo (por la cantidad de luces diferentes) y los conductores no siempre reparan en que algún foco está fundido o rinde ya a baja intensidad. Esto no tiene mayor misterio. Enciende el motor y procede a comprobar todas las luces una por una. Lo más recomendable es realizar este trámite con otra persona fuera del vehículo, para que nos indique si alguna bombilla no se ha encendido.

El segundo elemento a revisar es el sistema de frenado, otro de los componentes más sensibles del coche. Una recomendación útil es que, a medida que se vaya acercando la fecha para pasar la ITV vayas testando intencionadamente el estado de los frenos. Lo ideal es comprobar cómo reaccionan en distintas circunstancias, esto es, a altas velocidades, de manera más o menos brusca o en pendiente. Las cuestas también nos servirán para evaluar si el freno de mano funciona correctamente. Mejor perder un poco de tiempo de este modo que hacer varios viajes al taller.

Tasación gratuita de vehículos

Tasación gratuita de vehículos

Comprobados los dos aspectos más problemáticos, llega el turno de examinar en detalle la carrocería. Por carrocería no entendemos solo la estructura externa del vehículo sino también elementos como los limpiaparabrisas, retrovisores, parachoques e incluso las lunas y ventanas. No suele ser difícil apreciar posibles fallos en el funcionamiento de estos elementos y precisamente por ello hay que repararlos cuanto antes. Los retrovisores deben responder debidamente cuando los manejamos desde el comando correspondiente (no solo moviéndolos con la mano), algo que no siempre se revisa. Las lunas no deben tener golpes porque esto las expone a romperse en un bache.

Pasamos ahora al interior del vehículo, espacio que vinculamos con el confort pero que también presenta cierta importancia a la hora de pasar la ITV. Los cinturones de seguridad deben responder eficazmente ante cualquier sacudida brusca, comprobación que podemos realizar en cualquier momento dando un tirón a cada uno de ellos. Los sistemas de acople del extremo de los cinturones también deben responder correctamente, no siendo necesario insistir hasta que suene el famoso clic. Las reparaciones de los cinturones no suelen ser excesivamente caras, por lo que si se detecta un fallo merece la pena acometerlas antes de acudir a la inspección.

Por último, amén de revisar los aspectos anteriores, no está de más seguir también otras recomendaciones que pueden ahorrarnos molestias. Por ejemplo, si se dispone de tiempo para ello resulta de utilidad dar una pequeña vuelta con el coche antes de acudir a la inspección. Si el desplazamiento hasta el taller autorizado es superior a 20 minutos este trayecto basta para poner a punto el motor y que este responda mejor en las diferentes pruebas. Por otro lado, realizar una revisión pre-ITV en nuestro taller de confianza es siempre la mejor forma de asegurarse que todo está en orden.

1 comment

Deja un comentario