6 septiembre, 2016 Redacción

La historia del Porsche Panamera

Comment

Coches Históricos Historia de la automoción

A la altura del año 2009, Porsche atesoraba ya una dilatadísima trayectoria a sus espaldas. Algunos de sus modelos se contaban entre los más deseados de todos los tiempos y su vinculación con un lujo relativamente más asequible que el que ofrecían las firmas italianas más exclusivas era una de las señas de identidad a la casa alemana desde hacía muchas décadas. Aquel año se presentaría en sociedad el Porsche Panamera, deportivo llamado a ser una de las joyas de las nuevas generaciones de la compañía. Con motivo de la reciente presentación de la segunda generación del modelo, repasamos los orígenes más remotos del coche.

Y es que, si bien su lanzamiento aconteció hace apenas siete años, el Porsche Panamera rinde tributo a una competición automovilística de resistencia que se llevó a cabo entre 1950 y 1954. La Carrera Panamericana nacía en México y planteaba una exigente ruta de más de 3.000 km a lo largo y ancho del país azteca, todo un desafío a la ingeniería del motor del momento. Los valores de aquella prueba, que se retomó en 1988 y sigue celebrándose en la actualidad en medio de una fuerte atención mediática, inspiraron a Porsche no solo para alumbrar el Panamera sino también otro modelo icónico como el 911 Carrera.

Resultado de imagen de Porsche Panamera presentación 2009

Imagen promocional del lanzamiento del Porsche Panamera en 2009. Imagen extraída de carmagazine.co.uk

El Porsche Panamera tomaba, pues, el nombre abreviado de la mítica carrera para definir a un vehículo de marcada esencia deportiva. Aquí se plantearon distintas posibilidades, en tanto no se tenía claro si potenciar el carácter deportivo de la nueva línea o ceder más terreno al diseño propio de las berlinas. Con buen criterio, tal y como se confirmaría tras su lanzamiento, Porsche se decantó por una fórmula intermedia pero tendente hacia el mundo de la competición. La elegancia de la silueta ha sido igualada por muy pocos modelos y su reputada aerodinámica no es sino el resultado de un intenso trabajo de desarrollo e innovación.

No hay que olvidar que Porsche había tenido un notable éxito en el terreno de los deportivos pero que su experiencia en el ámbito de las berlinas era más bien inexistente. El maletero, por ejemplo, se adapta a lo que se espera de un vehículo de estas características, con mayor capacidad de carga pero respetando en todo momento la inconfundible silueta del vehículo. Otro tanto podría decirse de la comodidad de las plazas traseras, que abrían un mundo de posibilidades para viajar con cuatro ocupantes (quizá el quinto echara en falta algo más de espacio). En 2010, el Panamera inició su comercialización.

Se había generado cierta expectación en torno a la recepción que el mercado brindaría a un modelo que, si bien no abanderaba ningún concepto disruptivo ni en el diseño ni en las prestaciones, sí que suponía un paso importante en el catálogo de Porsche. También quedaba la duda de si el coche conseguiría dirigirse debidamente hacia el nicho comercial deseado, en un momento en el que las economías de los países desarrollados experimentaban dificultades no vistas en muchas décadas. Finalmente, los temores resultaron infundados y el Porsche Panamera desembarcó con fuerza en las carreteras. Actualmente, están disponibles tres versiones a la espera de que se consume el salto a la siguiente generación. Eso sí, difícilmente conseguirás una mejor propuesta en el mercado de segunda mano que la que te ofrece Automóviles Argüelles por uno de los primeros modelos que salieron al mercado.

Tasación gratuita de vehículos

Deja un comentario