13 abril, 2016 Redacción

Las claves para elegir el mejor aceite para tu coche

1 Reply

Consejos de Mantenimiento
Aceite para el coche

El mantenimiento de un vehículo puede deparar muchos quebraderos de cabeza si no se presta atención a los detalles. Uno de los aspectos más importantes para alargar la vida útil de nuestro coche y, de paso, evitar más visitas al taller de las estrictamente necesarias, es saber elegir correctamente el tipo de aceite que necesitamos. La variedad de marcas, tipos y prestaciones adicionales que presenta este producto puede inducir a error, por lo que te recomendamos sigas las siguientes claves para realizar la elección más acertada.

En primer lugar, conviene tener claro que el aceite para motores se divide principalmente en dos categorías: aceites minerales y sintéticos. Los aceites minerales están un tanto en desuso y es probable que ni siquiera hayas oído hablar de ellos porque deben ser reemplazados al menos una vez al año aunque apenas se toque el coche (pero ofrecen buenos resultados en los coches antiguos). En cuanto a los sintéticos, mejoran a los minerales en todos los aspectos y la diferencia de precios ya no es tan abultada como hace años.

El siguiente elemento a ponderar es la viscosidad del aceite, aspecto que muchas veces se confunde con su densidad aunque no se trate exactamente de lo mismo. El grado de viscosidad hace referencia a la fluidez del aceite tanto en frío como en caliente. Lo ideal, claro está, es contar con un aceite que resulte fluido desde el principio (con el motor frío) pero que no se consuma rápidamente cuando el coche se caliente. Los fabricantes están obligados a incluir un código que indica la viscosidad, expresado con dos números separados por un guión.

bannertasacion

Descifrar este código no tiene mayor misterio. El primer número indica la viscosidad en frío mientras que el segundo nos muestra lo mismo pero en caliente. Ojo, la elección del aceite por este motivo no puede ser caprichosa, ya que en las especificidades técnicas del vehículo se indica la viscosidad más apropiada para el motor. Un pequeño truco es escoger una viscosidad en frío algo inferior a la indicada para conseguir un funcionamiento más fluido (aceptando que se consumirá más aceite). Lo que no puede hacerse bajo ningún concepto es escoger una referencia más viscosa. Podría atrofiar el motor.

Llegamos ahora a uno de los puntos de fricción más habituales a la hora de escoger el mejor aceite. Aditivos, ¿sí o no? En tanto que lubricante, el aceite alcanza distintas secciones del vehículo y está en contacto directo con algunas de las piezas más sensibles para el rendimiento del motor. Ello ha llevado a muchas marcas a ofrecer una serie de líneas de productos con características especiales (más limpieza, mejor fricción, mayor duración, menos consumo…). La veracidad de estas bondades ha sido puesta en cuestión por muchos usuarios, al menos, en las proporciones de las que hablan los fabricantes. Por otro lado, no todos los modelos de coche son compatibles con determinados aceites con aditivos. Echa un vistazo a la ficha técnica por si acaso.

Por último, y por tópico que pueda parecer, no podemos olvidar que determinados modelos de coches solo pueden utilizar una serie de aceites. En ocasiones, es la propia casa la que recomienda una determinada marca, no siendo estrictamente necesario seguir su consejo (probablemente se deba a alianzas comerciales) pero siempre queda la duda de si estaremos dañando el motor si utilizamos otro producto. Nuestra recomendación en este sentido es comprobar la ficha técnica del coche y escoger los aceites que sean compatibles independientemente de su marca.

Foto de Dvortygirl – Trabajo propio, CC BY-SA 3.0

1 comment

  1. Pingback: Cinco trucos para alargar la vida de tu coche | blog arguelles automoviles

Deja un comentario