12 Mayo, 2016 Redacción

Las reparaciones más caras que puede tener tu coche

Comment

consejos Consejos de Mantenimiento

La sensación que recorre nuestro cuerpo cuando estamos conduciendo y observamos que algo no funciona debidamente es difícil de describir pero desde luego no es nada agradable. Aunque esto varía mucho según el carácter de cada conductor, resulta inevitable pensar en ese momento si se habrá roto algo, qué pieza o sistema será y, muy especialmente, por cuánto nos saldrá la posible reparación. Las visitas al taller tienen mucho de caja de sorpresas pero los conductores más veteranos saben perfectamente qué tipos de reparaciones son más sangrantes para nuestros bolsillos. Ahí van algunas de las averías más costosas.

Partiendo de la base de que un correcto mantenimiento del vehículo es la mejor forma de evitar estas reparaciones o, como mínimo, reducir su frecuencia, nos ahorraremos el decirte ‘te lo dije’ (por fortuna, en Argüelles comprobamos debidamente el estado de cada vehículo antes de aceptarlo). El sistema de inyección es uno de los más delicados del coche y eso se traduce en que cualquier problema aparentemente menor puede impedir el funcionamiento del coche. No es la avería más común pero cuando se produce una ruptura en este sistema podemos tener que hacer frente perfectamente a entre 1.500 y 2.500 euros por la reparación (en función del daño que presente). Puede estropearse tanto en motores diésel como de gasolina y la causa más común es una obstrucción.

La expresión ‘gripar el motor’ es tan popular como aterradora. Generalmente, cuando se circula a temperaturas elevadas, durante mucho tiempo y con un mantenimiento algo descuidado, es posible que el motor deje de funcionar repentinamente (sobre todo en coches viejos). La magnitud del daño es variable dependiendo de la causa de la avería (fallo en la refrigeración, en la comprensión, en la lubricación…) pero rara vez se saldará con una factura inferior a los 1.000 euros. En los casos más severos podemos irnos a unos 5.000 euros, lo que lleva a muchos conductores a optar por cambiar su coche.

Más complejidad presenta la ruptura de la correa de transmisión. Cuando esto se produce, es muy habitual que otros componentes del coche resulten dañados y ello es lo que aumenta considerablemente el coste de la reparación. Recordemos que la correa conecta las válvulas con los pistones y que por tanto presenta una extensión considerable. Si tenemos la ‘suerte’ de ocasionar un destrozo mínimo, quizá basten algunos centenares de euros para salir airosos del trance. Si por el contrario el daño se ha extendido notablemente, es posible superar los 2.000 euros por este motivo. ¿A que ahora te interesa más comprobar el estado de esta pieza?

Otras reparaciones caras, que tal vez parezcan menores en comparación con las anteriores, son las de la junta de la culata y la de la bomba de combustible. En el primer caso podemos quedarnos cerca de los 1.000 euros (que no es poca cosa) porque requiere de un proceso de reparación bastante lento además del coste variable de las piezas. En cuanto a la bomba de combustible, nos encontramos con una avería cuyo coste estimado se mueve en una horquilla muy amplia. Podemos quedarnos por debajo de los 1.000 euros o superar con cierta holgura los 2.000, todo dependerá del deterioro ocasionado por un mal mantenimiento.

Y para concluir, dos reparaciones que causan verdadero pánico. En primer lugar, la caja de cambios no acostumbra a desgastarse o romperse con facilidad pero cuando esto ocurre (proceso en el que el famoso ‘rascado’ al cambiar de marchas tiene un peso fundamental) la sustitución de la pieza puede costarnos varios miles de euros. Por último, el turbo puede ayudar a reducir las emisiones pero también puede hacernos un agujero considerable en el presupuesto. Partiendo de un mínimo de entre 1.000 o 1.500 euros, las averías más graves (con los sistemas de escape y compresión seriamente dañados) pueden superar los 5.000 euros. Cuentos para no dormir.

Tasación gratuita de vehículos

Deja un comentario