5 tonterías que provocan que tu coche valga menos

Comment

Compra - Venta consejos

Todos queremos lo mejor para nuestro vehículo, no solo porque el propio sentido de propiedad nos empuje a cuidarlo al máximo sino porque quizá aspiramos a sacarle un buen rendimiento cuando decidamos desprendernos de él. Tal vez en ese momento te des cuenta que has cometido ciertos errores totalmente evitables y que han redundado en que el valor intrínseco de tu coche se reduzca de manera significativa. Para evitarte este mal trago, presta atención a algunas de las prácticas que pueden hacer que tu vehículo valga menos.

Decoración extravagante: muy posiblemente, en más de una ocasión te hayas encontrado en la carretera con algún coche cuya decoración exterior te haya llamado la atención y no precisamente por buenos motivos. La elección del color del coche es uno de los elementos que más pueden marcar su valor de cara a una segunda venta, en tanto difícilmente los nuevos propietarios mantendrán una estética muy extravagante. En tal caso, el comprador exigirá un precio menor habida cuenta del gasto que deberá asumir para volver a pintar el coche. Piénsalo bien antes de ‘customizar’ tu coche.

Los diseños extravagantes pueden arruinar incluso a los coches de lujo. Imagen extraída de debates.coches.net.

Ausencia de documentos: el paso del tiempo puede haberte llevado a olvidar dónde habías colocado algunos papeles relacionados con el coche o, directamente, a extraviarlos para siempre. En tal caso, y aceptando que los documentos más importantes siguen estando disponibles, es posible que los compradores no vean con buenos ojos el trato o te obliguen a bajar algo el precio para compensarles. No se trata de un elemento que se suela tener en cuenta en las tasaciones, por lo que pueden haber sorpresas si el interesado solicita un documento que el vendedor no sabe dónde está, como el libro de mantenimiento.

Accesorios poco útiles: evidentemente, no hablamos de posavasos o de portaobjetos en general, que pueden retirarse con facilidad, sino de accesorios más complejos y que quizá no gusten a todos. En este sentido, los pequeños alerones y demás complementos orientados a mejorar la aerodinámica del coche pueden ser contraproducentes. Hay ocasiones en que los propios tasadores ya alertan de esta circunstancia, por lo que siempre resulta interesante contar con servicios de tasación profesionales y rigurosos como los que ofrece Automóviles Argüelles.

Audi, A3, Interior, Auto, Vehicle, Car, Automobile

La imagen que transmita el interior del coche puede ser decisiva para conseguir un mejor precio. Imagen con licencia Creative Commons.

El aroma también juega: por curioso que parezca, el característico olor del interior del coche puede jugarnos una mala pasada en el momento de la venta. Si, por ejemplo, el conductor habitual ha fumado con relativa frecuencia al volante del vehículo, es posible que este olor permanezca incluso después de haber limpiado el coche con exhaustividad. Evidentemente, habrá compradores que no le den mayor importancia pero otros en cambio lo verán como un hándicap. Lo mismo puede decirse de otros comportamientos que contribuyan a alterar el aroma del interior, como el transporte regular de mascotas en el habitáculo.

Pequeños desperfectos: si bien a efectos de tasación pueden no ser relevantes, cualquier comprador que vea un descosido en la tapicería, una ralladura en una llanta o un abolladura en la carrocería reducen sensiblemente el valor del coche. No olvidemos que el precio real del vehículo es el punto de encuentro entre la valoración que realiza el propietario y lo que el mercado está dispuesto a pagar. Los pequeños desperfectos desnivelan claramente la balanza en favor de los compradores, así que corrígelos antes de poner el coche a la venta porque siempre te saldrá rentable.

Tasación gratuita de vehículos

Deja una respuesta