Antes de salir de viaje, recuerda revisar todo esto de tu coche

Comment

consejos

Nos encontramos casi en el ecuador del verano y muy probablemente más de uno está ya pensando en las vacaciones. Tanto si se dispone de mucho tiempo para realizarlas como si se opta por una reconfortante escapada, el coche será uno de los elementos clave en dicho viaje y ello exige la debida puesta a punto. Aunque sabemos que tendrás claras la mayoría de indicaciones habituales, hoy te recordamos todo lo que debes revisar en tu vehículo antes de emprender la marcha. Al fin y al cabo, cualquier trastorno ahora evita problemas mucho mayores en el futuro.

Luces: no importa la distancia a recorrer ni si el trayecto se realizará de día o de noche (aunque en este último caso esta comprobación resulta más perentoria), conviene comprobar tanto la intensidad de las luces como el funcionamiento del sistema (que respondan debidamente). Lo ideal en estos casos es un regloscopio, el cual medirá exactamente la potencia lumínica para constatar si se mueve o no en niveles aceptables. Una alternativa económica es que seas tú mismo el que reemplace las bombillas fundidas o debilitadas, puesto que es una operación que no presenta excesiva complejidad.

Car, Bmw, Speed, Car Light

Las luces, elemento sensible donde los haya. Imagen con licencia Creative Commons.

Aire acondicionado: no creemos que haga falta recordarte este punto. No es un elemento que influya de manera decisiva ni en la seguridad ni en el rendimiento del vehículo pero salta a la vista que un mal funcionamiento del mismo puede arruinarnos el viaje. Si se percibe que el aire acondicionado ha perdido potencia, quizá haya alguna obstrucción en los filtros que vaya a más según se acumulen kilómetros. Otra disfunción común es la causada por la pérdida de gas, si bien esto se debe generalmente a una fuga (por lo que hay que repararla). Mantente vigilante si te dan esta razón porque esta avería no se limita a recargar el gas sino a localizar y bloquear la fuga.

Niveles de líquidos: el líquido de frenos suele ser objeto de una atención especial, lo mismo que el aceite. Sin embargo, hay más tanques de líquidos que deben comprobarse rutinariamente para evitar sorpresas. El limpiaparabrisas es uno de los que menos suele observarse porque, quizá, su uso es menor y se presupone que pasará mucho tiempo entre recarga y recarga. Con todo, nunca está de más verificar que está disponible para cualquier contingencia. Otro líquido, más mecánico en este caso, es el refrigerante. Dependiendo de las características del viaje y del propio vehículo, es más probable que el motor se caliente en exceso, por lo que el refrigerante actúa como garante de una temperatura óptima para el motor.

Car, Engine, Oil, Auto, Vehicle, Car Engine, Motor

Todo lo relacionado con el funcionamiento del motor conviene ser revisado. Imagen con licencia Creative Commons

Accesorios y componentes auxiliares: no solemos reparar en ellos hasta que nos hacen falta. Chalecos reflectantes, ruedas de recambio, triángulos de señalización, gatos para cambiar ruedas (y herramientas básicas para esta operación)…  Se trata de artículos imprescindibles pese a que esperamos que no tengas que utilizarlos. Revisa que están en su sitio y, cómo no, que sabes cómo utilizar cada uno.

Revisiones mecánicas: las dejamos para el final por considerarlas evidentes pero recuerda examinar las distintas funciones del coche (encendido, apagado, seguros, embrague, cerradura de puertas…). Cualquier mínimo desajuste o anomalía en cualquiera de ellas no puede ser relativizada si se va a realizar un viaje largo. Otro tanto puede decirse de componentes como las baterías.

Tasación gratuita de vehículos

Deja una respuesta