Aston Martin Rapide: dos mas dos es igual a cuatro

Análisis de marcas coches de ocasión

Aritmética básica: dos mas dos es igual a cuatro. O al menos, eso han debido plantearse en Aston Martin a la hora de ponerse manos a la obra a diseñar -por fin- un vehículo de cuatro puertas, una berlina potente y espaciosa, un vehículo para disfrutar mucho más allá del binomio, al fin la familia crece y lo hace con unos número espectaculares.

Aunque siendo puristas no es este el primer cuatro puertas de Aston Martin, ya que existió una versión anterior bajo la marca Lagonda, sin embargo, si es la primera vez que Aston Martin se lanza a competir cuerpo a cuerpo con el Porsche Panamera o el Maserati Quattroporte.

Y es que esta versión viene a rellenar un hueco que Aston aún no había cubierto: las berlinas deportivas. Y es que aveces olvidamos que tener unas necesidades de espacio mayores no implica tener menos espíritu deportivo, el inesperado éxito de el Porsche Panamera ha servido a muchas marcas a virar su mirada hacia un publico objetivo que llevaba mucho tiempo sediento de deportividad y espacio.

Sin embargo, el tiempo transcurrido desde la presentación de su primer prototipo en 2006 hasta su salida definitiva al mercado en 2010 nos hace entrever que no es nada fácil desarrollar este tipo de vehículos, sobre todo, si estas especializado en coúpes, sin embargo, el mercado evoluciona y si el Rapide nos parecía una magnifica osadía por parte de Aston  muy pronto llegara el primer todo terreno de Aston Martin el DBX, por lo tanto, la marca parece estar dispuesta a plantar cara al futuro con osadía y por supuesto con la clase que solo esta marca deportiva es capaz de incluir en todos sus diseños.

El Rapide se comercializa en una única versión, la “S” que fue como rebautizo Aston Martin a la revisión del modelo en 2014 ¿su carta de presentación?  557 CV, una velocidad punta de 327 km/h y 4,4 segundos para alcanzar desde 0 los 100 km/h.

Quizás el cambio más importante de esta revisión se encuentre sin embargo en el cambio, con el “S” llego también del TOUCHTRONIC III.

Sin embargo, vamos a destacar algo único del Rapide, tienes que verlo en persona, conducirlo y probarlo porque solo así podrás disfrutar del toque indiscutible de Aston Martin, luego por supuesto, es obligatorio tomarse un Martini agitado, que no revuelto.

¿Vienes a nuestras exposiciones a ver nuestro Aston Martin Rapide de segunda mano?