Breve crónica del ‘diéselgate’

Comment

Cosas curiosas Historia de la automoción

En un par de meses se cumplirá el primer año del estallido de uno de los mayores escándalos que ha sacudido a la industria del automóvil en toda su historia. A la vuelta del verano de 2015, los medios de comunicación comenzaron a hacerse eco de una gravísima acusación contra uno de los pesos pesados del sector, el Grupo Volkswagen. A decir verdad, el holding alemán era el mayor fabricante del mundo y la denuncia suponía lanzar un torpedo en su línea de flotación. Rápidamente, el grupo sufrió un notable correctivo en bolsa al tiempo que gobiernos, instituciones y clientes lanzaban una oleada de demandas. Esta es una breve crónica de los hechos.

En septiembre de 2015, la Agencia de Protección Ambiental de  Estados Unidos (EPA, por sus siglas en inglés) presentó un exhaustivo trabajo de investigación en el que probaba que el Grupo Volkswagen había utilizado de manera sistemática un software ilegal que alteraba los sistemas de medición de emisiones. Con esta manipulación específicamente dirigida a las líneas diésel, los motores del grupo germano sorteaban sin problemas las pruebas de eficiencia realizadas por la EPA pese a que las emisiones reales superaban los límites establecidos. Lo abrumador de los datos motivó que la compañía reconociera los hechos poco después.

Vw, Volkswagen, Auto, Automotive

Emblema de Volkswagen. Imagen con licencia Creative Commons.

Desde el primer momento pudo intuirse que nos encontrábamos ante un escándalo de proporciones inéditas. Poco a poco, los medios fueron publicando las conclusiones del informe de la EPA y se supo que la mala praxis había sido generalizada entre 2009 y 2015. También se apreció que todas las marcas del grupo, entre las que destacan Audi, Seat o Volkswagen, estaban igualmente implicadas en las manipulaciones y que contaban con numerosos modelos afectados. El gran salto cualitativo llegó cuando se supo que el grupo con sede en Wolfsburgo también había comercializado unidades con el polémico software en el mercado europeo. En suma, la cifra total de unidades afectadas superaba los 10 millones (todos los fabricados con la normativa Euro 5).

Las implicaciones del escándalo siguen multiplicándose en la actualidad y alcanzan a esferas inimaginables. Y es que, cuando la Unión Europea mostró su indignación por las malas prácticas de Volkswagen, unas filtraciones en la prensa mostraron que la Comisión Europea disponía de información sobre las manipulaciones en 2013 y no adoptó decisión alguna. Tampoco ha salido bien parado el Gobierno de Alemania, que ha sido acusado de haber mirado hacia otro lado para salvaguardar la imagen de uno de sus sectores productivos más importantes. En este sentido, el propio prestigio comercial de Alemania se ha visto comprometido por tan poco edificante asunto.

Car, Volkswagen, Goal, Direction, Trip, Ride

Volante de un coche Volkswagen. Imagen con licencia Creative Commons.

A finales de junio de 2016, Volkswagen alcanzó un acuerdo definitivo con la EPA y la Justicia estadounidense por el cual abonará 13.000 millones de euros como indemnización por los daños ocasionados. La UE ha asegurado que trabaja en una sanción similar pero el grupo alemán replica que se actúe con proporcionalidad y no con propósitos ejemplarizantes. Lo cierto es que el presidente del grupo, Martin Winterkorn, dimitió a las dos semanas de destaparse las manipulaciones deliberadas y que la compañía ha tratado de recuperar cuanto antes la normalidad. Conviene señalar que las ventas no se han resentido –no, al menos, con la intensidad temida por el grupo- y que el hecho de que muchas otras marcas se hayan visto salpicadas por otros escándalos ha alejado un poco los focos de Volkswagen.

Tal y como te aconsejamos en un post anterior, recuerda que en Automóviles Argüelles encontrarás las mejores condiciones tanto para sustituir tu vehículo afectado como para venderlo con las máximas garantías.

Tasación gratuita de vehículos

Deja una respuesta