¿Cómo pasar la ITV con éxito?

Comment

Sin categoría

Cualquier vehículo de tracción mecánica, incluidas las motos y los ciclomotores, está obligado a pasar periódicamente la Inspección Técnica de Vehículos (ITV). El objetivo de esta medida, establecida por Ley, es aumentar la seguridad vial detectando posibles fallos en el vehículo que pudieran suponer un riesgo para sus ocupantes y para el resto de conductores y transeúntes.

¿En qué consiste la ITV?

La ITV consiste en una revisión general del automóvil, tanto de los elementos mecánicos como de los distintos sistemas que determinan su correcto funcionamiento. El estado general de la carrocería, los neumáticos, la dirección o el sistema de frenado son solo algunos de los aspectos que se observan con detenimiento comprobando que estén en situación óptima. También la emisión de gases es otro de los aspectos que se someten a control con el objetivo de evitar en lo posible la contaminación medioambiental.

¿Es complicado pasar la ITV?

Pasar la ITV con éxito no tiene porqué resultar complicado. La mayoría de los vehículos la supera con éxito. Algunos únicamente presentan faltas leves que deberán ser subsanadas (sin que esto implique la prohibición de circular) y otros, los menos, tienen fallos graves que deberán corregirse lo antes posible para volver a circular (su documentación queda retenida).

Talleres Pre-ITV

Aunque lo habitual es superar la revisión “a la primera”, para ir sobre seguro, cada vez son más los talleres que ofrecen cita previa para realizar el servicio pre – itv (consulta las mejores ofertas aquí) . Se trata de hacer una completa revisión previa que permita comprobar que todos los elementos que van a ser puestos a prueba están en perfecto estado. Es una opción a tener en cuenta, especialmente si se trata de un vehículo con más de 6 – 7 años. Si el profesional del taller detecta alguna anomalía, podrás arreglarla sobre la marcha para enfrentarte a la ITV con todas las garantías (siempre es menos engorroso que tener que hacerlo una vez que no la hayas superado).

Revisión del vehículo

Tú mismo puedes comprobar algunos elementos del coche, por ejemplo:

– el funcionamiento de las luces y limpiaparabrisas.

– el nivel del aceite y otros líquidos como el de frenos y el refrigerante.

– el cierre de puertas, ventanillas y cinturones de seguridad.

– el estado de los neumáticos (presión y dibujo de las ruedas).

Otros sistemas y áreas del automóvil (de difícil acceso sin medios adecuados) son más complicadas de revisar si no eres un profesional. El sistema de frenada, la dirección, los amortiguadores y la suspensión, el bastidor, los bajos del vehículo… son algunos de los elementos que también quedan revisados con la pre-itv.

Por último, a la hora de pasar la inspección, recuerda llevar toda la documentación en regla (incluido el permiso de circulación y el seguro de vehículo), así no tendrás problema alguno.

Deja una respuesta