¿Cuántos kilómetros aguantará tu coche?

Comment

consejos Cosas curiosas

Es una de las preguntas que más se plantean los conductores a la hora de adquirir un vehículo o cuando ya llevan mucho tiempo con el mismo. La vida útil de los coches es un elemento esencial para determinar la idoneidad de una compra, en tanto es una de las mejores formas de comprobar cuándo rentabilizaremos la adquisición. Evidentemente, no existe una respuesta universal a este interrogante. En su lugar, disponemos de una serie de indicadores e informaciones técnicas que nos pueden dar una idea de cuánto tiempo podremos disfrutar de nuestro vehículo. Presta atención a las siguientes referencias.

Empezando con los tópicos más o menos asentados, suele afirmarse que la mayoría de coches están diseñados para aguantar en torno a 100.000 kilómetros. Dicha cifra, que se da más por redondear que por otra cosa, sería moderadamente apropiada para aquellos vehículos a los que se da un uso bastante exhaustivo. Por el contrario, en los coches de recreo o que realizan pocos kilómetros al cabo del mes, la menor explotación continua podría derivar en una vida útil más larga. Claro que aquí también hay debate, porque los hay que sostienen que según el modelo puede suceder exactamente lo contrario, ya que los coches están hechos para circular, no para estar parados.

Según el I Informe de Mantenimiento elaborado por la agencia LeasePlan, la cifra mágica se situaría entre 126.000 y 131.000 kilómetros de media. Esta horquilla es la que marcaría el paso de las averías regulares a los problemas graves o muy graves, que en última instancia pueden marcar el fin del vehículo. ¿Cómo se calcula este umbral? Ese volumen de kilómetros sería el que alcanzan los coches que realizan una visita rutinaria al taller cada año al margen de las averías puntuales. También contempla una rápida visita al taller cuando se enciende alguna luz en el salpicadero, nunca se produce una equivocación en el tipo de combustible (aunque te sorprenda, el 41% de las averías se produce por equivocaciones en el repostaje de diésel o gasolina) y no se provoca sobrecalentamientos del motor.

Salta a la vista que la mayoría de usuarios se estarán quedando un tanto perplejos con estas cifras y que probablemente hayan visto cómo sus vehículos rebasaban los 200.000 o 300.000 kilómetros. Efectivamente, la vida útil de un coche puede multiplicar en la realidad los umbrales estimados. La explicación es que estos simplemente se limitan a marcar el punto en el que puede producirse una avería grave o muy grave. A partir de ahí, esta puede producirse con 100.000 kilómetros o con 400.000. De hecho, entre las opiniones de los conductores se registran bastantes casos de vehículos que han llegado a rebasar la cota de los 500.000 km. ¿Su secreto? Un buen mantenimiento, un uso responsable y un poco de suerte.

Otro factor clave para determinar la vida útil del coche es la duración estimada de sus componentes. Así, un buen turbo puede rebasar los 200.000 km, lo mismo que el alternador; el embrague debería superar los 100.000 km sin habernos dado problemas (aunque aquí sí que influye, y mucho, la técnica de conducción de cada uno) y el escape perfectamente no debería de habernos ocasionado trastornos en ningún momento. La cara y la cruz la ponen el motor, que tiende a ser el componente más fiable, y la electrónica, que, rumores al margen, suele ser de lo primero en dar problemas aunque no acostumbran a ser graves.

Tasación gratuita de vehículos

Deja una respuesta