Curiosidades: ¿sabes quien fue John Cooper Works?

Historia de la automoción Sin categoría

Si te gusta el motor y sigues nuestro blog de coches de ocasión seguro que sabes muchas curiosidades de los Mini, sin embargo, hoy vamos a habar de la historia que se esconde bajo los nombres de algunos de los modelos más míticos de la marca, concretamente la terminología COOPER.

Y es que  John Cooper Works nada más y nada menos que fue el fundador -junto a su padre- de la compañía Cooper Car Company Ltd en un principio con la intención de fabricar coches de Formula 3 al finalizar la II guerra mundial.

De sus canteras nacieron grandes pilotos ingleses del momento como Collins o Moss, concretamente el el primer COOPER fue inscrito en 1950 en el gran premio de Mónaco aunque -desgraciadamente- fue eliminado tras un accidente nada más sobre pasar la primera curva.

Ya en 1953 los Cooper volvieron a la carga, esta vez en el Gran Premio de Argentina donde  esta vez si se consiguió finalizar la carrera alcanzando un meritorio 8 puesto.

Dos años más tarde en 1955 Cooper da el salto y presenta su primer coche de Fórmula 1, se trataba del T40 propulsado por un motor Bristol y conducido por Jack Brabham, aunque esta sería solo una pequeña incursión, Cooper no entro regularmente en la formula uno hasta 1957 cuando Brabham alcanzo la 6 posición el premio de Mónaco esta vez con el nuevo T43.

Fúe esta sexta posición la que dio a las a la los pequeños coches verdes que tan solo un año después vencieron con Stirling Moss al volante en el gran Premio de Argentina., en años posteriores Brabhan recupero el volante de los Cooper llevándolos a ganar el campeonato del mundo ce constructores dos años seguidos -59 y 60- por delante de los todopoderosos Maserati y Ferrari, tan solo tres años después de la hazaña todos los coches de la Fórmula 1 siguieron a Cooper y montaron motores traseros.

El gran punto de inflexión para la escudería y para John Cooper en particular llegaría en 1964 con la muerte de su padre y la venta de la escuderia que terminaría desapareciendo solo cuatro años después.

Sin embargo, la leyenda de Cooper no iba a terminar aquí, Cooper dedico todas sus fuerzas en convertir un pequeño utilitario en un coche de carreras dando el pistoletazo de salida al Mini Cooper, un vehículo de culto que además cuenta en su haber con una triple corona en el Rally de Montecarlo.

Mini y Cooper sellaron  su matrimonio para siempre y a día de hoy -con la marca en propiedad de BMW- aún siguen unidos, pero esa es otra historia que os contaremos otro día.