¿diésel sí o diésel no?

consejos

Una de las principales dudas que nos plantean los compradores, quieren saber nuestra opinión sobre la bajada a los infiernos de este combustible, después de dominar de manera absoluta el sector de la automoción en nuestro país durante décadas.

Para resolver esta duda tendríamos que ser conscientes de varias cosas, el sector esta evolucionando hacia un futuro que hoy nos venden como eléctrico, pero sobre el que se plantean serias dudas, la capacidad de estos vehículos, el volumen de las baterías para vehículos de transporte, la falta de puntos de carga, la imposibilidad para muchos habitantes de grandes ciudades de disponer de una plaza de aparcamiento propio en el que instalar su enchufe, o simplemente las dudas que existen sobre el sistema eléctrico y su capacidad para generar energía verde suficiente como para sustituir a los fósiles, nos llevan a una conclusión bastante clara, ambos combustibles van a convivir durante bastante tiempo, y esto es una certeza, nadie va a prohibir los vehículos con motor de combustión ni a corto ni a medio plazo, no existe tecnología para ello, así de simple.

Por otro lado, la bajada a los infiernos del diésel se produce por un hecho muy puntual generado por la abanderada del diésel, Volkswagen, desde el diéselgate nada ha sido igual, ni tan distinto como nos plantean. El diésel a día de hoy es igual de contaminante que un gasolina e incluso que algunos híbridos, los modelos nuevos tienen unas emisiones muy reducidas, además cuentan con etiqueta medioambiental C que nos permite acceder a la mayoría de las ciudades en la mayoría de las ocasiones, por no hablar de su menor consumo y de una mecánica capaz de aguantar mejor los kilómetros, quizás las nuevas generaciones de diésel tendrán mayores problemas con las nuevas normativas pero lo que es cierto es que el diésel seguirá en nuestras gasolineras mucho tiempo, sobre todo, porque no existe alternativa en autobuses o en camiones, el transporte y esto es seguro, seguirá dominado por los fósiles simplemente porque las baterías de hoy hacen inviable un transporte de mercancías  (por ejemplo  Barcelona – Madrid) para un vehículo de gran tonelaje.

Eso sí, nada sera lo mismo, probablemente el diésel empezara a igualarse con el precio de la gasolina paulatinamente -o no tanto- y las diferencias que parecen elevadas -nunca lo han sido, pero el efecto de los decimales lo hacen- va a desaparecer, aún así, seguirá siendo más rentable siempre que haga por supuesto suficientes kilómetros.

Por otra parte, el mismo modelo en gasolina ya es equiparable al diésel y por tanto, las diferencias no se estrechan aunque se igualen los combustibles.

Al final,  el escenario no ha cambiado tanto… si haces suficientes kilómetros te sigue mereciendo la pena un diésel, si usas el coche muy habitualmente un gasolina y si necesitas moverte sí o sí y exclusivamente por zonas de bajas emisiones un híbrido