El coche autónomo a día de hoy… todavía una entelequia

Sin categoría
Volvo Concept

Muchos nos hablaban de los coches autónomos, decían que serian la segunda revolución del sector tras la llegada de UBER Y CABIFY… pero a día de hoy el panorama se presenta más complejo de lo que en un principio se las prometían empresas como Google o Apple.

Y no, no es porque estos coches no se hayan materializado con mayor o menor fortuna, muchos de estos coches llevan algunos millones de kilómetros recorridos en pruebas pero lo cierto es que falta mucho para que sean seguros y una buena opción.

El primer gran problema al que se enfrentan estos vehículos es el de la cartografía -y no, no es un probema baladí-,  este problema deriva de la exactitud de los trazados que las empresas de cartografía pueden a portar y principalmente de su capacidad de reacción ante cambios en los trazados, todos nos hemos encontrado con rutas trazadas por nuestro GPS que llegaban a «ningún» destino o calles que en un día, de repente, se convierten en peatonales.

Cierto, que estos vehículos son capaces de reconocer señales pero no son seres humanos, las señales tienen que ser homogéneas y desgraciadamente muchas señales que nos en encontramos son «creativas» cuando no están lo suficientemente visibles para un ser humano… no imaginemos una cámara.

Por otro lado, el GPS tiene un margen de error que para el uso actual no es importante, que encuentres un lugar no depende de un error de unos cientos de metros pero… si el GPS manda y te debe localizar no podemos hablar de margenes tan grandes… si bien es cierto que el proyecto Galileo -si algún día se hace realidad- a portara mucha más precisión que el sistema americano.

Por otro lado el ser humano es impredecible y algunas veces incatalogable, un coche en modo piloto automático puede entender que una mujer con un carro de bebe no va a cruzar una calle por donde no existe un paso de cebra… sin embargo, un grupo de adolescentes «rara vez» usara el paso de cebra, los científicos lo llaman tratar de traer orden al caos…

Pero y esta parte nadie la esperaba, existen un montón de decisiones como simples giros a la izquierda que un ser humano interpreta a la perfección y que estos coches se tienen que detener -atasco de por medio- mientras el vehículo procesa para elegir el mejor trazado y es que lo evidente, no lo es tanto a la hora de trasladarlo a la tecnología.

Por tanto, serian necesarios un ejercito de «mapeadores» que recorrieran constantemente los trazados para actualizarlos constantemente y no cada año como ahora pasa, además, estos «mapeadores» no podrían formar parte de un proyecto colaborativo o algo parecido ya que jugamos con nuestra seguridad y por desgracia muchos proyectos colaborativos no son tan fiables como aparentan si no, que se lo pregunten a Wikipedia.

Por lo tanto, a la espera de la llegada de los coches autónomos que algunos entusiasmara mientras que a otros nos provocara una terrible pereza -por lo de que nos gusta conducir, básicamente- el verdadero futuro o la verdadera revolución se encuentra en los coches eléctrico híbridos  que si bien no conducen solos incluyen un 2 x 1.. .ayudan al medio ambiente y también a nuestro bolsillo.