Jueves de: Lo que FUE y SIGUE siendo…

coches de ocasión

¿Te ha pasado que aunque pasen los años sigues viendo las cosas de la misma manera? Haber me explico mejor… sí, es como si los años no pasaran por ellas… algo así como el vino que entre más viejo más rico, más fino, lo valoramos más y es aun mayor la satisfacción de tenerlo.

Pues bien, lo anterior es lo que me ocurre cuando veo pasar un choche de la marca líder por excelencia y por experiencia en el mercado, porque aunque sea de muchos años atrás la sigo viendo y sintiendo vigente en el actualidad.

Se te hace familiar el BMW Z3 2.8 Coupe, ¿logras identificar su año de fabricación? Pues aquí te va… modelo de los años 90, léase bien… año 1999… Es, para entendernos, un clásico moderno… que TBT tan bonito y bohemio nos trae este jueves!

Hay quienes lo llaman magia, otros en realidad, pero lo que sí es verdad es que cuando te acercas a un coche tan imponente como el BMW Z3 2.8 Coupé no puedes negarte a ti mismo la atracción irresistible que te provoca. Vehículos lindos hay muchos, pero la personalidad que emana del Z3 Coupé es capaz de contagiar a cualquiera. Esa, y no otra, es la sensación que se nota cuando uno entra en el habitáculo del Coupé.

Su estética hace alusión a los deportivos de antes, siguiendo sin lugar a duda a los mejores, la línea de los coches deportivos construidos por firmas tan emblemáticas y prestigiosas como Jaguar, Aston Martin o Lotus.

Si tocamos interior, encontramos un diseño retro, sí retro de manera adrede, pero con un full de equipamiento en lo imprescindible y necesario.

Un deportivo de sus características estaba obligado a incorporar un propulsor brillante y potente. Para esto el Z3 Coupé está dotado de un 2,8 litros que rinde nada menos que 193cv. Para los enamorados de las aventuras el propulsor es sencillamente maravilloso. Su progresión es siempre constante y suave, al igual que su par, digno de elogio. Y es que, como es habitual en BMW, sus 6 cilindros en línea son la envidia de muchos de los motores V6 que andan por ahí sueltos.

 

Puedes fácilmente antojarte, y darte gusto en este capricho de lujo… y bueno por ultimo solo espero que todos estemos de acuerdo con que no es solo un clásico… es tremendo clásico!