La historia del Cavallino rampante

Historia de la automoción

De todos es conocido el sobrenombre de Ferrari, Il Cavallino Rampante,  esto traducido al español vendría a ser como “El Caballo Desenfrenado”  – en una traducción algo libre, sería más correcto “encabritado” que sería el equivalente a rampante en castellano.- . Sin embargo, pocos desconocen que este símbolo t tiene un procedencia y tendremos que remontarnos a una contienda bélica del siglo pasado para descubrirlo.

La historia fue contada en su momento por Enzo Ferrari, quien indico que el caballo estaba pintado en el fuselaje de un caza, concretamente el de  de Francesco Baracca,  ¿pero quien es Francesco Baracca?

Baracca es un héroe italiano de la primera guerra mundial caído en Montello, cuenta Enzo Ferrari que cuando gano su primera carrea conoció al os padres del aviador, la madre le pidió que pusiera en sus coches  el emblema de su hijo, asegurando que le traería suerte.

Con el tiempo y mucha suerte después, el Cavallino Rampante sigue siendo todo un símbolo de los amantes de la automoción, la velocidad y el color rojo, una de las marcas más reconocidas de todos los tiempos y con la que sueñan millones de jóvenes cada día mientras observan el poster de la nueva creación de Maranello en el poster de su habitación, un sueño para la mayoría, cumplido para solo unos pocos.

Poco queda ya de aquel caballo pintado en un caza, sin embargo, para los más avispados podrán comprobar  que existe una pequeña diferencia entre ambos emblemas, la cola, en el de Baracca apuntaba hacia abajo y en el de Ferrari lo hace hacia arriba, esto es desde 1929 cuando el logotipo empezó a aparecer en todos los papeles de la compañía, exceptuando los coches claro, que por aquel entonces pertenecían a Alfa Romeo y que portaban el ahora renacido Quadrifoglio, un trébol de cuatro hojas verde, no sería hasta 1932 cuando en una carrera en el circuito de SPA debuto el Cavallino, como no, con victoria para dar la bienvenida al nacimiento de un mito.

Como curiosidad apareció por primera vez en la parrilla del radiador en 1959 para los coches diseñados por Pininfarina  ¿sabrías decirnos en que modelo?