La OCU ataca a las etiquetas ECO de la DGT

Noticias

En el sector de la venta de coches de segunda mano llevamos bastante tiempo hablando sobre la improvisación de la DGT y sus criterios para asignar las distintas etiquetas ambientales, puede darse el caso de que un vehículo catalogado como ECO contamine más que un gasolina o diésel, de hecho no son pocos los casos.

Ciertamente, el criterio elegido por la DGT es el más simple pero por ende, el que esta más repleto de errores ya que al fin y al cabo no analiza caso a caso – lo ideal sería etiquetar cada vehículo en relación con su criterio de emisiones real -, acelerando un proceso de etiquetado que igual, a la misma DGT también le ha llegado por sorpresa.

Hoy la DGT ha decidido someter a revisión el proceso de entrega de estas etiquetas -concretamente las ECO- después de que la OCU haya presentado un estudio en el que se ponen las comas y los puntos justo en donde deben estar, no se puede usar una calificación simplista en un mercado tan heterogéneo…

Quizás se deberían haber tomado de una manera más reposada decisiones que han vuelto del revés al sector y que están provocando en el comprador un estado de incertidumbre perjudicial para el sector pero también fundamentalmente para el comprador.

En cualquier caso, no se esperan grandes cambios en la normativa, es por parte de la DGT más un propósito de enmienda que de solución, una manera de tomar nota para evitar errores futuros, mientras a día de hoy las grandes ciudades ya tienen activas sus protocolos anti contaminación basándose en estos distintivos, por ejemplo en Madrid y su ya famosa Madrid Central es requisito imprescindible conocer la etiqueta medioambiental de nuestros vehículos incluso en situaciones sin restricciones por escenarios de alta contaminación.

En nuestra opinión, el sector esta evolucionando y así lo hará en los próximos años hacia el vehículo híbrido, en largo plazo quizás veamos una transición total al eléctrico aunque va a depender de las inversiones que se pongan en marcha sobre todo en los denominadas “estaciones de carga rápida” que favorecerían un uso similar al de un vehículo de combustión amen de solucionar el problema de desgaste que las cargas ultra rápidas a día de hoy producen en las baterías.

Las incógnitas de estas ecuaciones serán despejadas en breve mientras los profesionales del sector nos adaptamos al nuevo escenario, por ejemplo nosotros contamos con una gama de vehículos Híbridos y eléctricos con los que ofrecemos una solución hoy a todas estas cuestiones.