Noruega, el paraíso del coche eléctrico

Comment

Cosas curiosas Noticias

Noruega es uno de los rincones más bellos del planeta y ni siquiera las bajas temperaturas merman un ápice su atractivo turístico. De igual modo, el país escandinavo es también referente mundial en ámbitos como las finanzas (es el tercer país más rico de Europa y el cuarto del mundo)  y en sostenibilidad medioambiental, como lo atestigua el hecho de ser uno de los mercados más importantes para los coches eléctricos. Noruega es el país con la mayor tasa de vehículos eléctricos por habitante del planeta, con 1,47 coches por cada 1.000 habitantes en 2015. Pero, ¿cómo se ha llegado a esta situación?

El primer motivo a tener en cuenta es que, pese a ser el mayor productor petrolero de Europa, Noruega no pone las cosas nada fáciles a los conductores de vehículos con motor de combustión. Los impuestos sobre la gasolina y los combustibles fósiles son bastante elevados (lo son por norma general en todos los ámbitos de consumo) y ello incentiva claramente la apuesta por otras formas de transporte privado a motor. Y por si fuera poco, las ayudas públicas a la compra de coches eléctricos llevan a situaciones inverosímiles en el resto del Viejo Continente.

noruega

Bandera de Noruega. Imagen con licencia Creative Commons.

En este sentido, el comprador noruego se encuentra con que determinados modelos son más económicos en sus versiones eléctricas que en las convencionales debido a los incentivos fiscales existentes. La reducción del importe de la factura no es menor, dado que hablamos de descuentos de entre el 30% y el 40% sobre el precio con todos los impuestos incluidos. Estas ventajas a nivel nacional se complementan con otras de índole local, como la política del Ayuntamiento de Oslo de permitir que los coches eléctricos puedan estacionar en zonas de pago sin tener que abonar el ticket o que puedan transitar libremente cuando se restringe el resto del tráfico.

Con todo, convendría hacer algunas matizaciones sobre los buenos datos del mercado de los coches eléctricos. La concepción tradicional de este vehículo es el BEV (vehículo eléctrico de batería, por sus siglas en inglés), el coche que solo funciona con energía eléctrica. Sin embargo, en las cifras de ventas se incluyen también los PHEV (vehículo híbrido eléctrico enchufable), que no son 100% eléctricos sino que combinan el sistema de baterías con un motor convencional (eso sí, de bajo consumo). Con estos vehículos es posible conducir a bajas velocidades sirviéndose solamente de su sistema eléctrico pero también disponer de más autonomía con un motor de combustión.

Auto, Truck, Modern, Ecological, Battery, Electric Car

Imagen con licencia Creative Commons

En cualquier caso, ambas versiones suponen un avance notable respecto a los modelos tradicionales, asegurando la viabilidad de la conducción al margen del consumo de recursos naturales limitados. Aquí hay que apuntar que Noruega produce casi el 100% de la energía eléctrica que se consume en el país sin generar ningún tipo de huella contaminante. Paralelamente, las propias infraestructuras de transporte se encargan de facilitar las cosas a los conductores de vehículos eléctricos y en 2015 las estaciones de recarga superaron por primera vez a las gasolineras en el país nórdico (recordemos que Noruega es un objetivo preferente dentro de la estrategia de Tesla para Europa y que construirá más estaciones específicas).

De todo lo anterior, resulta interesante extraer tres grandes conclusiones. Primero, que el futuro de la automoción puede garantizarse con el desarrollo de energías más limpias tanto en su generación como en su utilización. Segundo, que la conciencia social al respecto resulta fundamental para asegurar el éxito del tránsito del consumo de combustible a los motores eléctricos. Y tercero, que los incentivos fiscales a los consumidores confirman que, en igualdad de condiciones económicas (o incluso relativamente mejores), los conductores comienzan a dar prioridad a los modelos alternativos. Unas lecciones valiosísimas de las que en Argüelles tomamos buena nota.

Tasación gratuita de vehículos

Deja una respuesta