Un fabricante de tractores ¿puede entender de deportivos? Historia de la automoción Lamborghini

Cosas curiosas Historia de la automoción

Esta es una historia de leyenda y carácter italiano, de un hombre que imprimió a todas sus empresas su osadía y empuje  en los negocios y que a la cara le dijo a Enzo Ferrari que sus coches “eran pura basura”, hablamos de Ferruccio Lamborghini.

Nuestra historia empieza acabada la segunda guerra mundial cuando Ferruccio era un hombre de negocios de bastante fama, compraba sobrantes de vehículos militares y los convertía en maquinaria agrícola, muy pronto su fabrica de tractores a finales de 1960 ya era el tercer fabricante italiano en esta especialidad.

Ferruccio tenía muchísimos coches deportivos y era un ferviente admirador de Enzo Ferrari -o más particularmente de su gestión empresarial- aunque uno de sus coches terminaría por colmar su paciencia se trataba de un Ferrari 250 GTB.

Un día cansado de los problemas de su coche y de que en el servicio oficial no fueran capaz de solucionarlos mando a su mecánico desmontar su vehículo para tratar de arreglar el embrague, su sorpresa fue mayúscula cuando descubrió que el embrague era curiosamente el mismo que el ponía en sus tractores, eso sí, mucho más caro.

Cansado y enfurecido se puso en contacto con el mismo Enzo Ferrari al que directamente le dijo que “Los Ferraris solo le creaban problemas” y que sus coches “eran pura basura” a lo que Enzo contesto que “un fabricante de tractores no podía entender sus coches”.

Así que, con el carácter italiano y el animal que mejor le describía por montera -el toro-  Ferruccio creo una fabrica de superdeportivos en la que nacería el 350 GT y más tarde el más que mítico MIURA.

Ferruccio continuo llamando a sus vehículos por cierto con nombres relacionados con la tauromaquia o con toros indultados aunque nunca aclara muy bien por que -tradición que se sigue respetando en mayor medida-, ya sea por haber nacido bajo el signo de TAURO -que es lo que dice la página oficial- o por su arrojo en los negocios, el toro siempre acompaño en todos sus negocios a un hombre irrepetible que de los tractores paso a ser una de las marcas más míticas de la automoción, hoy por cierto, en manos de Volkswagen.